La mayoría de personas creemos que no necesitamos un servicio técnico doméstico para calefacción o aire acondicionado hasta que nos encontramos con una grave avería que nos hace rascarnos el bolsillo. Si hubiésemos tenido un buen servicio técnico que se hubiera encargado de realizar una revisión antes del invierno o del verano para asegurar el correcto funcionamiento de la instalación nos hubiéramos podido ahorrar muchos disgustos.

Es por esta razón que las revisiones periódicas y un mantenimiento correcto de los sistemas de climatización alargan la vida útil de los equipos, previenen costosas averías y consiguen mayores ahorros energéticos. En Calfri lo hemos podido comprobar durante nuestros más de 40 años de experiencia en el sector.

Veamos algunas de las averías y problemas más frecuentes con los que nos hemos encontrado: