Seis trucos para ahorrar en el aire acondicionado

Ahorrar en el aire acondicionado y mejorar la eficiencia energética de una manera sostenible es posible. ¿Quieres estar fresco en verano sin temer porque se dispare la factura energética y además contribuir a la reducción de emisiones de CO2?

A continuación te ofrecemos una serie de consejos para reducir el impacto que el uso del aire acondicionado tiene en la factura de la luz, así como para mejorar el confort durante los meses de verano y utilizar el aire acondicionado de forma eficiente para no dañar al medio ambiente.

Trucos para ahorrar en el aire acondicionado

Para mantener un nivel adecuado de confort y al mismo tiempo reducir el consumo de electricidad derivado del aire acondicionado basta con seguir estas recomendaciones:

1. Antes de encender el aire, comprueba que puertas y ventanas de toda la casa están cerradas

Un aislamiento correcto facilita el enfriamiento y evita que se desperdicie energía. Si tenemos en cuenta que un 20% de las necesidades de climatización de una casa es consecuencia de pérdidas de frío o calor, instalar burletes o ventanas de doble acristalamiento supondrá un enorme ahorro. Los toldos también son un buen aliado, con ellos se pueden conseguir ahorros de energía superiores al 30%.

2. Mantén una temperatura de entre 23 y 25 grados

Debemos tener en cuenta que conseguir 5ºC por debajo de la temperatura exterior es suficiente para tener sensación de frescura, sin que ello repercuta en exceso en la factura de la luz. Cada grado que bajemos la temperatura el aparato estará consumiendo cerca de un 8% adicional de energía.Click edit button to change this text.

3. Utiliza el modo eco o noche

Para ahorrar en el aire acondicionado también hay que fijarse en como utilizamos el aparato. El modo eco que tienen muchos aires acondicionados consigue reducir el consumo en un 30%, y el modo night/sleep desconnecta el equipo al cabo de unas horas.

4. Mantén el aparato en buenas condiciones

Los filtros de aire sucios obligan a la unidad a consumir más energía para refrigerar las estancias, con lo que es conveniente mantener el equipo en perfectas condiciones para no incrementar su consumo. Para que el equipo sea eficiente y eliminar polvo, polen y fibras hay que limpiar los filtros como mínimo una vez al año.

5. Ventila la casa por la noche o por la mañana

Minimiza el calor en tu hogar ventilando cuando el aire de la calle sea más fresco y aprovecha las corrientes naturales de aire. Ventilar por la noche o por la mañana a primera hora refrescará el ambiente, y mantener en penumbra la casa durante el resto del día evitará que la temperatura incremente en el hogar. Por otra parte, apagar el aire momentos antes de salir de casa hará que el frío en el ambiente se mantenga y ahorramos energía.

6. Compra aparatos que sean más eficientes energéticamente

Por ejemplo, los aires acondicionados que tienen la etiqueta A+++ pueden suponer un ahorro del 40% en el consumo de energía. Calcula la potencia del aparato para adaptarla a las necesidades reales de cada estancia. Más potencia no significa mejores prestaciones: 2,5 kilovatios son suficientes para enfriar 20 metros cuadrados.

I sobretodo, acude a un instalador profesional para que te asesore dónde situar el aparato de aire acondicionado. Lo preferible es que tanto las unidades interiores como las exteriores estén situadas en zonas de sombra, no se encuentren cerca de otros aparatos que desprendan calor y dispongan de una buena circulación de aire.

Si quieres que te ayudemos, contacta con nosotros.

Contáctanos

o llámanos al 977 44 43 38

Sobre el Autor:

Deje su comentario