Salir de la ducha en invierno y envolverte en una toalla calentita es todo un placer. Por eso hoy os hablaremos de los radiadores toalleros para baño, mucho más que secatoallas.

Los radiadores toalleros para baño son muy prácticos en los meses más fríos del año, ya que secan las toallas y las mantienen calientes para la salida de la ducha. Además de calentar el baño, estos eficaces secatoallas pueden servir como elemento decorador para dar un toque distinto al baño e incluso para organizar mejor el espacio.

Cada vez más personas optan por instalar un radiador toallero en el cuarto de baño, ya que son perfectos para ahorrar espacio: van colgados a la pared, son planos y se pueden colocar varias toallas en él. Además, como el calor que producen es seco, sirven para eliminar la humedad del ambiente y de las propias toallas, lo que evita tener que cambiarlas con más frecuencia.

La mayoría de modelos de este tipo de radiadores tienen un gasto energético muy bajo. Eso sí, para calcular el tamaño y la potencia que necesitas debes de tener en cuenta factores como la zona climática o la orientación de la vivienda, además del grado de aislamiento del baño.

Si con esto ya te has decidido a instalar uno, el próximo paso es elegir el más adecuado de acuerdo a tu gusto y a tu cuarto de baño.

En el mercado puedes encontrar desde modelos sencillos y económicos hasta los diseños más exclusivos y sofisticados.

Pero sobretodo debes escoger qué