Radiadores toalleros para baño, mucho más que secatoallas

Salir de la ducha en invierno y envolverte en una toalla calentita es todo un placer. Por eso hoy os hablaremos de los radiadores toalleros para baño, mucho más que secatoallas.

Los radiadores toalleros para baño son muy prácticos en los meses más fríos del año, ya que secan las toallas y las mantienen calientes para la salida de la ducha. Además de calentar el baño, estos eficaces secatoallas pueden servir como elemento decorador para dar un toque distinto al baño e incluso para organizar mejor el espacio.

Cada vez más personas optan por instalar un radiador toallero en el cuarto de baño, ya que son perfectos para ahorrar espacio: van colgados a la pared, son planos y se pueden colocar varias toallas en él. Además, como el calor que producen es seco, sirven para eliminar la humedad del ambiente y de las propias toallas, lo que evita tener que cambiarlas con más frecuencia.

La mayoría de modelos de este tipo de radiadores tienen un gasto energético muy bajo. Eso sí, para calcular el tamaño y la potencia que necesitas debes de tener en cuenta factores como la zona climática o la orientación de la vivienda, además del grado de aislamiento del baño.

Si con esto ya te has decidido a instalar uno, el próximo paso es elegir el más adecuado de acuerdo a tu gusto y a tu cuarto de baño.

En el mercado puedes encontrar desde modelos sencillos y económicos hasta los diseños más exclusivos y sofisticados.

Pero sobretodo debes escoger qué tipo de radiador toallero deseas comprar: de agua o eléctrico.

Hay que distinguir dos tipos de radiadores toalleros para baño: por un lado estarían los modelos que no necesitan ninguna instalación de agua, los radiadores toalleros eléctricos, y por el otro, los radiadores toalleros de agua, que van conectados al circuito de calefacción de la vivienda. Veamos las principales ventajas de cada uno.

Radiadores toalleros eléctricos

La principal ventaja de los radiadores toalleros eléctricos es que para instalarlos no necesitan ningún tipo de obra. Solo necesitan tener un enchufe cerca, y funcionan de manera independiente de la calefacción. Además muchos disponen de temporizadores (con una función de 2 horas que se apaga automáticamente) o son programables.

Dependiendo del tamaño y de la potencia, su consumo suele oscilar entre los 35 W y los 180 W, por lo que no tendremos que preocuparnos por la factura.

En cuanto a su mantenimiento, tan solo es necesario que limpiemos con un paño húmedo su exterior para conservarlos limpios.

Radiadores toalleros de agua

Los radiadores toalleros de agua funcionan igual que cualquier radiador de calefacción. Entre las ventajas del radiador toallero de agua encontramos la eliminación de la humedad y de los malos olores.

En definitiva, cuando decides comprar un radiador toallero para el cuarto de baño, eliges ahorrar en energía y espacio con el máximo confort. ¿Te hacen falta más razones?

En Calfri disponemos de diferentes modelos de radiadores toalleros, si quieres que te ayudemos a elegir el más adecuado para tu baño, contacta con nosotros.

Contáctanos

o llámanos al 977 44 43 38

Sobre el Autor:

Deje su comentario