Dormir con aire acondicionado

En verano dormir con aire acondicionado nos puede ayudar a descansar mejor por la noche, si sabemos cómo y contamos con el equipo adecuado.

Disponer de una buena climatización en el hogar puede acabar con el insomnio nocturno provocado por las altas temperaturas, pero eso no significa que tengamos que poner el aire acondicionado a tope, porque no solo resulta perjudicial para la salud, sino que aumenta exponencialmente el consumo energético y la factura de la luz.

Además, dormir con el aire acondicionado encendido disminuye la presencia de insectos y parásitos en el hogar, lo que contribuye a soportar mejor las cálidas noches veraniegas.

Hoy en día los climatizadores modernos cuentan con programas como el modo nocturno o sleep que sirven para que el aparato se regule por la noche, alcance la temperatura deseada y se apague.

A continuación os damos unos consejos para dormir con aire acondicionado.

Consejos para dormir con aire acondicionado

  • Evita que el aire acondicionado apunte directamente hacia la zona de la cama. Activa la opción para que las aspas se muevan y distribuyan el aire por toda la estancia. Así se repartirá el impacto directo y la habitación se enfriará de forma más homogénea.
  • Ajusta la temperatura. Los expertos indican que la temperatura ideal para dormir se sitúa entre 22 y 24 grados.
  • Programa el apagado automático. Aprovecha esta funcionalidad para fijar una hora de apagado en la que hayas calculado que estarás durmiendo profundamente sin tener que preocuparte por apagar la máquina a mitad de la noche.
  • Realiza un buen mantenimiento. Una limpieza de filtros periódica mejorará la calidad del aire que respiras y favorecerá que el aparato de aire acondicionado utilice menos energía para funcionar.
  • Ventila el dormitorio durante el día para no viciar el aire. Si no lo haces, el circuito de aire se cierra y tendrás problemas para respirar. Si la habitación está ventilada, el aire ambiental se renueva y el cuerpo no se resiente.
  • Invierte en calidad. Evita aparatos antiguos o de baja calidad que emiten mucho ruido. Fíjate en los decibelios (dB) que alcanza un equipo de aire acondicionado antes de adquirir uno. Apuesta por un climatizador silencioso, que funcione con menos de 40 dB (los hay incluso que llegan a funcionar a solo 20 dB).
Ver aires acondicionados

En definitiva, una sensación térmica agradable facilita el descanso y mejora la calidad del sueño. Pero se trata de usar el sentido común y poner el equipo a una temperatura moderada. Durante la noche, la temperatura de nuestro cuerpo baja, por lo que debemos cambiar también la temperatura del aire acondicionado.

Si quieres que te ayudemos o necesitas resolver alguna duda, contacta con nosotros.