Siete consejos para ahorrar energía en invierno

consejos para ahorrar energía en invierno

Basándonos en el dato que en invierno cerca del 60% del consumo de energía corresponde a la calefacción, hoy queremos darte consejos para ahorrar energía y consumir de forma más eficiente.

Y es que cuando los termómetros registran un notable descenso de las temperaturas, las facturas de luz y gas se convierten en las pesadillas invernales de la mayoría de casas.

Para intentar minimizar el gasto en calefacción, en este artículo te proponemos una serie de recomendaciones sencillas y prácticas para aumentar la zona de confort térmico en casa sin temblar por las consecuencias económicas. Vamos a ello.

7 consejos para ahorrar energía en invierno

Los radiadores funcionan mejor si no se cubren. ¡No los utilices como secadora!

Aunque pueda resultar tentador calentar o secar la ropa sobre los radiadores, tapar los radiadores imposibilita el normal flujo del aire y reduce su eficiencia. Evita también colocar visillos o poner muebles delante. El consumo será mayor y también la factura.

Elige siempre la mejor calificación energética

Si cuentas con un equipo o un sistema de calefacción muy antiguo, puede que te salga más rentable renovarlo. Aunque a priori la inversión inicial sea mayor, a medio y largo plazo los sistemas con un alto nivel de eficiencia ayudan a ahorrar cientos de euros. Si vas a comprar un equipo, busca aquellos con una mejor calificación energética (A+, A++ o A+++).

Usa los electrodomésticos con inteligencia

Elige los programas que funcionan a temperaturas bajas (al calentar el agua es cuando más consumen). Lavadora: temperaturas entre 40ºC y 60ºC implican un ahorro del 40% en luz. Lavavajillas: los programas Eco funcionan a unos 50ºC.

No te pases con la temperatura. ¡A veces menos es más!

Cada grado que aumentamos la temperatura de forma innecesaria incrementa el consumo entre un 7% y un 10%. Si necesitas subir la temperatura a 24 o 25 ºC es porque no estás suficientemente abrigado o el sistema no funciona de forma apropiada. La temperatura recomendada en la vivienda es entre 21º y 23º, salvo en los dormitorios, que oscila entre 19º y 21º.

Apaga la calefacción por la noche y baja la temperatura al salir de casa

Salvo en casos de frío extremo, no es necesario mantener la calefacción por la noche y nos permitirá reducir el gasto de forma considerable. Por otro lado, si vamos a salir unas horas podemos bajar la temperatura a unos 15 o 16 grados para mantener el nivel de confort. Porque la energía más barata es la que no se utiliza, y la segunda más barata, la que no se malgasta.

Saca el máximo partido al termostato

Cada vez más sistemas de calefacción pueden ser controlados con termostatos inteligentes que disponen de funciones pensadas para el ahorro. Aprovecha las programaciones horarias, ajusta el sistema a tu ritmo de vida y al de los tuyos.

En las comunidades de vecinos también se puede mejorar la eficiencia energética

Una adecuada gestión y mantenimiento energético de los servicios comunes puede suponer ahorros superiores al 20%. Recurrir a un gestor energético puede significar una notable reducción en los costes energéticos así como una mejora continua en los servicios comunes.

En resumen, tanto si hablamos de calefacción eléctrica como de gas, revisar el correcto funcionamiento de los diferentes elementos del circuito es clave. Te recordamos que en Calfri disponemos de un servicio técnico multimarca tanto para la resolución de averías como para cualquier consulta de funcionamiento o de mejora de tu instalación.

Si necesitas que te asesoremos, no dudes en contactar con nosotros

Contacta

o llámanos al 977 44 43 38

febrero 4th, 2019|Calefacción|Sin comentarios

Deje su comentario