Deshumidificadores, una solución eficaz para ahorrar en calefacción

¿Tienes problemas de humedad en casa o en la oficina? En este artículo vamos a hablarte de los deshumidificadores, una solución eficaz para ahorrar en calefacción. Con un deshumidificador pasaremos menos frío en invierno y también menos calor en verano, ya que unos niveles altos de humedad hacen que la sensación de frío y de calor aumente de forma notable.

La humedad elevada provoca que una vivienda o lugar de trabajo deje de ser tan confortable como debería. En determinadas zonas el nivel de humedad en el ambiente es muy elevado. Por ejemplo, si vives en la costa, cerca de un río o en zonas de interior donde son habituales las lluvias o las nieblas. El porcentaje de humedad relativa recomendado para el confort y la salud está entre el 45% y el 55%, si los valores son superiores deberías plantearte adquirir un deshumidificador.

Pero, ¿cómo saber si tenemos exceso de humedad? Algunas señales son la aparición de manchas de moho, el olor a humedad al entrar en una estancia o el encontrarnos por la mañana las ventanas con agua condensada en los cristales. Una de las principales soluciones en estos casos es la instalación de un deshumidificador, un dispositivo capaz de eliminar el exceso de humedad del ambiente, haciendo que disminuya hasta el nivel que nosotros hayamos programado.

Aunque existen diversos tipos de deshumidificadores para uso doméstico e industrial, aquí vamos a centrarnos en los primeros, ya que los segundos requieren de un estudio más personalizado para su utilización e instalación.

Ventajas de los deshumidificadores domésticos

  • Consiguen la sensación de que el ambiente que nos rodea es más cálido, dado que absorben la humedad ambiental. Calentar agua cuesta cuatro veces más que calentar aire, por lo tanto si eliminamos el agua del aire que nos rodea, la temperatura de nuestra estancia se incrementará de manera natural.
  • Al haber menos humedad en el aire, la calefacción es más efectiva y requiere de menos energía para calentar la vivienda. Parte de la energía calorífica desprendida por los radiadores es absorbida por la humedad del aire, por lo tanto es más costoso calentar aire húmedo que seco.
  • Se trata de aparatos que pueden ser portátiles, lo que permite desplazarlos al lugar donde sean necesarios.
  • No necesitamos ventilar la vivienda tan a menudo, pues el deshumidificador se encarga de la función de ventilación. Un hecho que nos puede hacer ahorrar dinero especialmente en invierno, evitando que una estancia se enfríe al abrir las ventanas. Esto se traduce en un ahorro de un 5% – 15% sobre nuestra factura energética, dependiendo de las condiciones climatológicas.
  • Evitan daños materiales en la vivienda por la humedad o acumulación de moho, tanto en el exterior como en el interior (pintura, oxidaciones en los metales…).
  • Los podemos utilizar para acelerar el secado de la ropa en lugares donde las condiciones climáticas son muy húmedas. Además de tener la ropa seca en un menos tiempo, evitaremos el olor a humedad que se acumula en la ropa.
  • Son aparatos muy adecuados para personas que sufren de alergias, ya que al disminuir el porcentaje de humedad relativa, los ácaros y el moho no se pueden reproducir con tanta facilidad.
  • No necesitan instalación, tan solo hay que vaciar periódicamente el depósito donde se va acumulando el agua que se condensa. Algunos modelos permiten el desalojo del agua extraída a través de una pequeña manguera dirigida a un fregadero o desagüe.

En el mercado existen deshumidificadores domésticos con potencias de extracción diversas: desde 1 litro al día (para pequeñas estancias con poca humedad) hasta aparatos capaces de retirar 30 litros de agua en 24 horas (para estancias de más de 30 m2 con ambientes muy húmedos).

Respecto al precio, varía entre unos aparatos y otros, dependiendo de su capacidad de deshumidificar. Puedes encontrar deshumidificadores domésticos a partir de 100 €, pero nuestro consejo es que acudas a un experto para que te asesore sobre cual es el que mejor se adapta a tus necesidades. A veces fijarse solo en el precio, puede acabar saliendo caro. Debes tener en cuenta el consumo energético según la cantidad de horas que tiene que estar encendido y el nivel de ruido, por ejemplo.

Consulta las ofertas de nuestra tienda online en deshumidificadores.

Ofertas en deshumidificadores

Si quieres que te ayudemos

Contáctanos

o llámanos al 977 44 43 38

noviembre 28th, 2017|Calefacción|Sin comentarios

Deje su comentario