¿Tienes problemas de humedad en casa o en la oficina? En este artículo vamos a hablarte de los deshumidificadores, una solución eficaz para ahorrar en calefacción. Con un deshumidificador pasaremos menos frío en invierno y también menos calor en verano, ya que unos niveles altos de humedad hacen que la sensación de frío y de calor aumente de forma notable.

La humedad elevada provoca que una vivienda o lugar de trabajo deje de ser tan confortable como debería. En determinadas zonas el nivel de humedad en el ambiente es muy elevado. Por ejemplo, si vives en la costa, cerca de un río o en zonas de interior donde son habituales las lluvias o las nieblas. El porcentaje de humedad relativa recomendado para el confort y la salud está entre el 45% y el 55%, si los valores son superiores deberías plantearte adquirir un deshumidificador.

Pero, ¿cómo saber si tenemos exceso de humedad? Algunas señales son la aparición de manchas de moho, el olor a humedad al entrar en una estancia o el encontrarnos por la mañana las ventanas con agua condensada en los cristales. Una de las principales soluciones en estos casos es la instalación de un deshumidificador, un dispositivo capaz de eliminar el exceso de humedad del ambiente, haciendo que disminuya hasta el nivel que nosotros hayamos programado.

Aunque existen diversos tipos de deshumidificadores para uso doméstico e industrial, aquí vamos a centrarnos en los primeros, ya que los segundos requieren de un estudio más personalizado para su utilización e instalación.